lunes, 17 de febrero de 2014

Un curso básico

Todo parece indicar que la Universidad de Puerto Rico se apresta a corregir el error de no permitir que un interino ocupe la rectoría, ni siquiera que pueda aspirar a ello. Lo cierto es que resulta extraño e injusto que se penalice de esa manera a quien, a veces, en un momento de crisis institucional está dispuesto a asumir las riendas de un recinto. En la meritocracia de la cual la Universidad debe ser ejemplo para el resto del país, no debe haber normas que coarten la más amplia participación en los procesos para seleccionar al personal directivo.

Administración Pública 001.

No hay comentarios: