domingo, 21 de diciembre de 2014

Para alejar toda sospecha

Me parece bien que la comunidad LGBTT asuma una actitud más militante en defensa de sus derechos, incluida la denuncia al Vaticano del sacerdote que ha hecho causa común con los elementos integristas del protestantismo homofóbico para, a despecho de pronunciamientos conciliadores del papado y la jerarquía local, iniciar una «guerra santa» contra toda sexualidad alterna a la heterosexual. Respetando su derecho personal a expresarse, lo cierto es que el cura en cuestión -- del que se dice es también abogado -- ha hecho de este asunto una cruzada que lo ha llevado a colocarse en una posición contraria a la corriente progresista no solo en el Derecho, sino en la doctrina de la Iglesia Católica.

Luego de escucharlo y verlo en varias ocasiones, me parece que es muy posible que se trate de un caso como el inmortalizado por Shakespeare: "The lady doth protest too much, methinks."

No hay comentarios: