lunes, 29 de diciembre de 2014

Delitos a domicilio

El año termina de la misma manera en que ha transcurrido: violentamente delictivo, con énfasis especial en los robos domiciliarios. Dos informados recientemente resultan un tanto raros. En uno de ellos, a una sexagenaria le pegaron un tiro en la mandíbula, lugar inusual para balear a alguien y no matarle. Evidentemente, el ladrón tiene una fina puntería.

El otro caso presenta elementos más intrigantes. Un hombre de 63 años alega que dos individuos armados con cuchillos lo sorprendieron durmiendo, él forcejeó con ellos y logró que no se llevaran nada, quedando él con una herida leve en una mano. ¡Este hombre es un fenómeno o esos ladrones son los más ineptos del mundo!

No hay comentarios: