sábado, 6 de diciembre de 2014

Bayam[e]ón

...y hablando de cosas vergonzosas, ahí tenemos la situación del terminal de vehículos públicos en Bayamón, ciudad que se jacta de su progreso en todos los órdenes. Porque eso de que la gente -- hombres y mujeres -- tenga que orinarse por los rincones, por falta de servicios sanitarios servibles es cosa de un tercermundismo espantoso. Para colmo, las palomas acuden en bandadas a hacer sus necesidades allí también. Lo peor de todo es que el alcalde reconoce el hecho, pero lo excusa por la falta de fondos. Hombre, si Bayamón no tiene para mantener adecuadamente unas instalaciones sanitarias en un lugar así, entonces hay que cerrar la ciudad y botar la llave.

Estoy seguro de que, si se busca bien, hay fondos para arreglar esos baños. Siempre los ha habido; lo que ocurre es que se permite que las obras públicas lleguen a un estado avanzado de deterioro que entonces requiere un gasto mayor. Creo que en esto también hay algo de discrimen. La clientela de estos servicios de transporte público suele ser de la llamada clase baja o pobre, y los gobiernos concentran su atención en los asuntos que atañen principalmente a la clase media alta y alta, relegando los intereses de obreros y trabajadores a un segundo plano.

No hay comentarios: