miércoles, 3 de diciembre de 2014

«Ir en coche» caro y lujoso

Tiene razón el Gobernador en su reprimenda pública -- es de suponer que seguida de petición de renuncias -- a los jefecitos de la Autoridad de Carreteras y de Transportación y Obras Públicas, por la inconsciencia de autorizar y consentir el despilfarro en los contratos de alquiler de vehículos para fines oficiales. En cualquier momento, el dispendio es censurable; en éste es imperdonable. Una falta de criterio de esta naturaleza constituye una burla, no solo a la directriz general de austeridad en vigor, sino que resulta insostenible ante una opinión pública justamente indignada por la insensibilidad de sus funcionarios.

No es posible pedir sacrificios al pueblo, mientras se «va en coche» caro y lujoso.

No hay comentarios: