sábado, 27 de diciembre de 2014

Ausencias justificadas

Es muy fácil condenar el ausentirmo policial de estos días, pero hay que ser sensible a los reclamos que lo motivan. Distinto de la mayor parte de los empleados públicos, a los policías se les exige un servicio extremadamente riesgoso, por periodos prolongados. Por ello, merecen un trato salarial y de otras condiciones de trabajo que aquilate adecuadamente la naturaleza de su labor. Es natural, pues, que los policías resientan que no se les compense justamente por las muchas horas en el cumplimiento del deber, y de alguna manera lo dejan saber.

Gobierno tras gobierno, se les incumple, y el sentimiento de frustración e impotencia ante la injusticia laboral de la que son víctimas se manifiesta en ausencias y brazos caídos.

No hay comentarios: