viernes, 5 de diciembre de 2014

Gobernanza vergonzosa

Muy feo le está quedando el «dime y direte» al Gobernador de Puerto Rico y la Alcaldesa de San Juan por el acuerdo o desacuerdo de esta última con el impuesto al petróleo, bautizado popularmente como «la crudita». Eso de llamar mentiroso al Gobernador -- aunque sea cierto -- no es poca cosa, sobre todo de parte de una correligionaria tan importante. Por su parte, aunque un poco más sutil, el Primer Ejecutivo también ha puesto en entredicho la credibilidad de «la Yulín».

La fisura en el partido de gobierno se hace cada vez más honda y más patente. Eso pasa cuando, por un lado se postula a un candidato por su galanura, y a otra como «plato de segunda mesa», aunque triunfen electoralmente.

No hay comentarios: