lunes, 27 de octubre de 2014

El virus de la estupidez

Estipulado el grave peligro del ébola. Pero, en esta ínsula asustadiza e ignorante, hemos reaccionado un tanto histéricamente, como si estuviéramos en la Edad Media, sin el beneficio del conocimiento científico de la modernidad. Por más que se explica que el contagio solo se da por contacto directo con los fluidos corporales de las personas infectadas, ello parece no haber calado en la conciencia colectiva, y preferimos creer en supercherías y rumores apocalípticos.

Esa es la verdadera epidemia que nos aqueja desde hace siglos.

No hay comentarios: