miércoles, 29 de octubre de 2014

Al fin la Verdad

Creo que es un acierto del Papa traer una buena dosis de realismo a la teología basada en el relato bíblico. Hace siglos que la Iglesia Católica -- y todas las demás -- debieron  decirle la verdad a la gente: la Verdad está en el mensaje, no en las historias -- algunas de ellas francamente fantásticas --  de la Biblia. Mucho de lo que hay en la Biblia no se puede tomar literalnente; es narración o poesía con un fin aleccionador o didáctico. No se puede negar a Darwin, y ello no necesariamente tiene que llevar al ateísmo. Se puede armonizar la fe con la ciencia, siempre que uno no se empeñe en creer como fácticamente ciertas esas historias bíblicas.

Nunca fue malo comer del fruto del árbol del conocimiento. Esa es una historia que ha hecho mucho mal al desarrollo de la humanidad.

No hay comentarios: