jueves, 23 de octubre de 2014

Alumno flojo, maestro flojo

Hombre, pues si es cierto que en nuestro sistema público de enseñanza renuncian  150 maestros todos los meses, pronto se acabarán los problemas en la educación pública...porque no habrá ninguna. Se informa que no se consiguen maestros de ciencias, inglés y matemáticas, y los que se consiguen, renuncian al poco tiempo. Parece que no están bien preparados o le cogen miedo al reto de enseñar materias un tanto difíciles.

Esto es una cadena: los que se gradúan tienen graves deficiencias, por lo que no sirven para enseñar. Así pasa de una generación a otra desde hace décadas. La falta de exigencia y rigor académico ha empobrecido la enseñanaza en el país -- y buena parte del resto del mundo -- y ha creado una mediocridad estructural que resulta muy difícil de superar.

No hay comentarios: