sábado, 18 de octubre de 2014

Bajando la Guardia

Tal parece que la Guardia Nacional de Puerto Rico se ha contagiado con las malas costumbres de la milicia de Estados Unidos. Los muchos escándalos y manejos turbios de la soldadesca de allá han tenido eco en los soldaditos de plomo de acá. La historia no ha sido del todo bonita, y ahora tiene dos capítulos recientes que añadir.

No bien hubo que despedir al Ayudante General hace unos días, por manejar la Guardia como su finca privada, que ahora a su sustituta interina le aparecen unas serias imputaciones que indican que pronto tendrá sus "marching papers." El arbitrio y el capricho del primero y la falta de honradez imputada a la segunda son la antítesis de la tan cacareada disciplina militar y el mítico honor de "an officer and a gentleman", pura ficción, como demuestra la historia reciente.

No hay comentarios: