jueves, 8 de mayo de 2014

De sol a sol, a pan y agua

Leo que ahora la oficina central del Registro Demográfico va a trabajar los siete días de la semana con un horario extendido. Me pregunto qué carajo -- les dije que soy un boquisucio -- habrá pasado en Puerto Rico desde que estoy en París, para que se tome una medida tan extrema.  Sé que el gobierno quiere dar la impresión de que se trabaja, pero creo que se le ha ido la mano. Porque, vamos a ver: trabajar  de lunes a viernes de 7:30 a.m a 7:00 p.m. es ya, de por sí, una jornada respetable. Si a eso se le añade la del sábado, de 9:00 a.m. a 5:30 p.m. y el domingo, de 9:00 a.m a 4:00 p.m., uno piensa que el país entero no hace otra cosa que registrar defunciones, matrimonios y nacimientos, y pedir certificados al respecto. Lo que sorprende de todo esto es que algunas de esas gestiones se pueden hacer por Internet, por lo que no se requiere tener todos esos empleados trabajando de sol a sol, a pan y agua. No digamos que, ahora que el gobierno tiene afán de reducir sus gastos operacionales, resulta contradictorio mantener una agencia funcionando -- innecesariamente -- tanto tiempo.

Es lo que he dicho una y otra vez, en el Palacio de Santa Catalina reina la ineptitud.

No hay comentarios: