sábado, 25 de abril de 2015

Una nalgada al general

La doble vara de los americanos con relación a quienes revelan sus secretos militares y de Estado es no sólo manifiesta, sino hasta risible. Resulta que los que persiguen denodadamente a Assange y Snowden, con amenazas hasta de aplicarles la pena de muerte, se han mostrado con una gran condescendencia con el exgeneral David Petraeus, otrora mandamás en Irak y luego en la CIA, que, para <<ganar galones>> con su amante, le confió como secretos de alcoba los del Estado.

Ahora, más de dos años después de conocerse este escándalo, le han puesto una multita de $100,000 -- menudo, considerando lo que se gana en la empresa privada -- y dos años de sentencia suspendida. Uno se tiene que imaginar que el hombre sabe muchas cosas que el gobierno americano no quiere que se sepan.

De ahí el castiguito.

No hay comentarios: