viernes, 10 de abril de 2015

Una defensa innecesaria

Sigo sin entender el fundamento filosófico del pleito de quienes quieren que el gobierno «defienda el matrimonio tradicional». ¿Acaso hay alguien planteando su abolición? ¿En qué se afecta el matrimonio heterosexual, si se aprueba el homosexual? El matrimonio, la familia y los «valores tradicionales» tienen sus problemas, pero ninguno de ellos tienen algo que ver con la cuestión de que los homosexuales se casen y tengan los mismos derechos y protecciones que los heterosexuales. Los heterosexuales se seguirán casando y formando una familia; no van a dejar de hacerlo porque los homosexuales se puedan casar también.

En la oposición al matrimonio homosexual hay gente homosexual que no se atreve a declararse como tal, y grita a voz en cuello -- algunos con el cuello clerical -- para despistar. ¡Como si no se le notara a leguas! Otros parece que piensan que, si se aprueba el matrimonio homosexual, el suyo heterosexual queda «devaluado».

¡Pobre gente tan mezquina y tonta!

No hay comentarios: