martes, 28 de abril de 2015

Un mero funcionario colonial

¡Pobre César Miranda! Todo un Secretario de Justicia de Puerto Rico, y él mismo admite que el FBI lo ha mandado a paseo con su solicitud de información en el caso de Carlos Muñiz Varela, un asesinato político que ya cumple 36 años. Parece que Miranda se ha creído lo del pacto de 1952, en virtud del cual las autoridades puertorriqueñas merecerían << igual deferencia y respeto >> por parte de las de Estados Unidos. Quizá ha pensado que tendría mejor suerte que los que lo precedieron en esa silla, que, en mayor o menor grado, le suplicaron a sus amos que los ayudaran a resolver este caso.

Pero, es que el Secretario de Justicia de Puerto Rico no tiene ninguna categoría, a los ojos de los americanos. Es un funcionario colonial, por muchos méritos personales o profesionales que pueda tener un incumbente. Está ahí para recibir órdenes de los americanos, no importa los famosos << memorandos de entendimiento >> que firme con las verdaderas autoridades de este país: el gobierno de Estados Unidos. Sólo la enajenación que la colonia produce explica la fantasía de este y otros Secretarios de que los americanos van a acceder a su petición en este caso, máxime cuando fue el propio gobierno de ellos, a través del FBI, el que, por lo menos, permitió este asesinato político.

Debe ser terrible ocupar un cargo de gabinete constitucional en el cual todos los días te humillen de esta manera.

No hay comentarios: