sábado, 4 de abril de 2015

«Pidiendo la luz por señas»

El sector comercial e industrial de los ricachos del país ha puesto el grito en el cielo ante la propuesta de que aumenten las tarifas de energía eléctrica para pagarle a los bonistas. De ordinario, estos blanquitos de acá estarían de acuerdo con los de allá, por solidaridad de clase y el temor de quedar mal con las casas acreditadoras y toda esa ñoña capitalista. Pero, al vislumbrarse perjudicados por un aumento en la luz eléctrica, esta gente, que no cree ni en la luz eléctrica, rechazan de plano esa opción, por lo menos para ellos, aunque no se atrevan a decirlo, pues se vería muy feo que favorecieran el aumento para los abonados residenciales, pero no para el sector corporativo.

Es así como los que de otra manera estarían de acuerdo con que se le pague a los bonistas a como dé lugar, ahora, le ponen reparos a la solución de la gente de su clase.

No hay comentarios: