jueves, 30 de abril de 2015

El fin del disimulo colonial

La intervención directa y pública del Secretario del Tesoro de Estados Unidos en la situación fiscal de Puerto Rico no es otra cosa que la confirmación de lo que les he venido diciendo hace tiempo: el gobierno de Puerto Rico está subordinado cada vez más al de Estados Unidos. Del Gobernador hacia abajo en la jerarquía pública de nuestro país, todos son meros funcionarios coloniales que tienen que rendir cuentas a Washington sobre su gestión. Aunque no es nada nuevo en nuestra historia, ya se acabó el disimulo con el cual durante décadas se hacían estas cosas, y ahora la tutela americana se ejerce de forma más abierta y directa. La situación se le ha ido de las manos al gobierno colonial de turno, y los amos del Norte se ven en la necesidad de timonear la nave para tratar de evitar el naufragio inminente.

Después de todo, Muñoz Marín lo previó, cuando, explicándoles el ELA a los congresistas en el periodo 1950-1952, les dijo que el Congreso siempre podría gobernar directamente a Puerto Rico, si así lo estimaba necesario.

La ineptitud colonial hace realidad aquella verdad muñocista.

No hay comentarios: