sábado, 11 de abril de 2015

La silla vacía

Aunque no sea por derecho propio y de manera oficial, Puerto Rico ha estado representado en la Cumbre de las Américas, gracias a la generosidad del Gobierno de Nicaragua. Y lo ha estado dignamente, por quienes auténticamente ostentan el derecho moral de hacerlo: una delegación del Partido Independentista Puertorriqueño, que está allí para, con su presencia, una vez más poner de manifiesto que nuestra exclusión del concierto de naciones de este hemisferio es anómala y anti-histórica. Que, si estamos presentes por derecho propio en certámenes, competencias, justas y torneos deportivos y de otra índole, también debemos estarlo en todo evento regional como este de la Cumbre.

Que Puerto Rico no se pueda sentar a la mesa con sus hermanos latinoamericanos porque somos un apéndice de Estados Unidos es una afrenta a todo sentido de equidad universal. Este anacronismo debe terminar, para que haya una América que no tenga que continuar avergonzada ante la Historia por tolerar la existencia de una colonia en el siglo XXI.

No hay comentarios: