viernes, 7 de agosto de 2015

Una movida sorprendente

Uno se tiene que preguntar cuál es el criterio que impera en el Poder Judicial puertorriqueño en este momento. Con tantos asuntos apremiantes dentro de la propia judicatura, revivir la Comisión Permanente de Género del Tribunal Supremo es como un non sequitur mayúsculo. No es que el tema no tenga cierta importancia, pero, ¿por qué ahora? Aparte de que queda la sensación de que no se ha hecho gran cosa en los pasados veinte años. ¿Acaso la Comisión no era «Permanente»?

Pues, parece que  se convirtió en «Durmiente», y ahora, como Rip Van Winkle, ha habido que despertarla para cambiar el tema de la discusión pública, y no tener que hablar de otras cosas peores, como la inacción y la demora en atender toda una serie de escándalos y situaciones embarazosas en esa rama de gobierno.

Por otro lado, cuidado con cucar yaguas viejas en el tema del género, que pueden salir sabandijas...

No hay comentarios: