jueves, 20 de agosto de 2015

Casa y cosa de locos

Parece que la Universidad Carlos Albizu se ha vuelto una casa de locos. Irónicamente, pues se trata de una institución de educación superior en psicología hasta el grado doctoral. Pero, por lo que ha salido a la luz pública, hay manejos irregulares relacionados, entre otras cosas, con la propiedad donde ubica su sede principal. También se denuncia una olla de grillos en la que se cocinan el presidente y la junta de síndicos. La cosa se ve muy fea, y ha habido varias renuncias de síndicos, entre ellas, la del exjuez presidente del Tribunal Supremo, quien, no bien salió de los líos de su cargo, se metió en este berenjenal.

En fin, luce como si toda esa gente necesita un buen psicólogo y muchas sesiones de terapia intensiva...

No hay comentarios: