martes, 11 de agosto de 2015

Un loco en La Fortaleza

La enajenación del Gobernador parece no tener límites. Se le cita diciendo que el país lo percibe como un líder. Hay que estar francamente desquiciado para decir eso con algún grado de seriedad. Si hubo alguien que pensó eso -- que no me parece -- hace tres años y pico, cuando se celebró la elección general, esa especie se extinguió hace tiempo. El pobre hombre tiene que decir algo, para no confesar su fracaso total, pero debió ser más modesto en su apreciación de cómo el país lo evalúa.

De todas maneras, en año y medio se irá con su locura a otra parte.

No hay comentarios: