martes, 25 de agosto de 2015

Eso no se lo cree ni él

La verdad es que las explicaciones del Secretario de Justicia acerca de la forma un tanto acompasada con la que se ha procedido en el caso del abogado salvajemente pateado por unos mozalbetes de familias adineradas suenan poco convincentes. Se pretende justificar el secretismo y la tardanza con la dificultad del perjudicado para hablar, como si esa fuera la única prueba para poder proceder, pero su esposa, otros testigos y una grabación pueden identificarlos. Le hace mucho daño al Ministerio Público que hayan pasado más de dos semanas sin que se hayan presentado siquiera denuncias por estos hechos.

La gente no es tonta. Siempre he sostenido que los legos en materia jurídica son solo eso; no se debe subestimar su inteligencia y sentido común. Las razones que se presentan son claramente insuficientes, y son más excusas que cualquier otra cosa.

No hay comentarios: