sábado, 15 de agosto de 2015

Una Casa en estado ruinoso

La mal llamada «Casa de las Leyes» es objeto de continuos arreglos y remodelaciones; algunas por el paso del tiempo, otras por el paso de los políticos y sus delirios de grandeza. Casi como un reloj, cada cuatro años se realizan obras, de mayor o menor envergadura, para complacer los caprichos de los legisladores de la mayoría en ese término. Ahora sabemos que en la pasada legislatura, además de despilfarro, hubo corrupción en este asunto. Siete personas han sido acusadas por conspirar para subvertir el proceso de subastas de obra pública, y agenciarse indebidamente los contratos para realizarlas en el Capitolio.

Cosa que, conociendo los elementos de la pasada administración gubernamental, no sorprende a nadie.

No hay comentarios: