miércoles, 19 de agosto de 2015

Mosquitas muertas

Se registra una plaga de moscas de proporciones casi bíblicas entre Ponce y Juana Díaz. Todo parece indicar que no son un designio divino, sino algo más mundano: un problema en la Destilería Serrallés. Nada va a pasar. Los Serrallés tienen mucho dinero, y su industria es demasiado importante. No se van a atrever a multarlos. Ya la Destilería ha dicho que está «en cumplimiento» con las normas sanitarias.

Pronto, le echarán la culpa a algún infeliz de la comarca.

No hay comentarios: