sábado, 25 de julio de 2015

El bochorno colonial

El achicamiento de la conmemoración del aniversario del Estado Libre Asociado de Puerto Rico es testimonio elocuente de su crisis en todos los órdenes. Resulta patética la celebración de unos actos menguados en un pequeño pueblo, para los cuales ni se han asignado fondos del gobierno central, sino que se depende de la «caridad» del alcalde de dicho pueblo.

Y es que, para empezar, lo único que un país debe celebrar es su independencia, es decir, su liberación nacional de una potencia extranjera. Es completamente anormal, antihistórico y, francamente, bochornoso celebrar cualquier grado de subordinación, sujeción o tutelaje político de un país con respecto a otro. Solamente la enajenación que produce el coloniaje prolongado puede explicar que se pretenda celebrar el 25 de julio, fecha que, como sabemos, fue primero la de la invasión de Estados Unidos a Puerto Rico en 1898.

Afortunadamente, el E.L.A. se muere irremediablemente de muchas causas, incluidas la indiferencia y el rechazo de nuestra gente.

No hay comentarios: