lunes, 13 de julio de 2015

¡Ahí está el detalle!

«No hay mal que por bien no venga». Con respecto al comportamiento del consumidor en vista del aumento al impuesto sobre ventas y uso, se cita al Presidente de Centro Unido de Detallistas: «Las personas lo que están haciendo es comprando lo necesario y están aguantando el dinero para el momento en que haya especiales».

¡Hombre, claro que sí! Eso es lo que cualquier persona prudente hace, sobre todo cuando se da cuenta de que la inmensa mayoría de los artículos se vende a sobreprecio, en primera instancia, y luego, cuando la gente no los compra, los rebajan sustancialmente. Por supuesto, eso no es lo que le conviene a los detallistas; de ahí el tono quejoso de este señor.

Pues, así debió ser siempre y, ahora con la crisis económica, va a tener que ser así. Se acabó el dispendio personal, familiar y gubernamental. A vivir más modestamente, sin gastar lo que no se tiene y tomando prestado para gastos superfluos.

No hay comentarios: