lunes, 4 de mayo de 2015

Uno para Alejandro

Hombre, por fin el Gobernador de Puerto Rico se anota un acierto. Después de un traspié tras otro, García Padilla ha emitido una orden ejecutiva para poner en marcha el uso de la marihuana medicinal en nuestro país. Aparte de los fanáticos moralistas y religiosos de siempre, el consenso de opinión científica y social favorece, de primera intención, este paliativo para varias condiciones muy dolorosas e intratables por otros medios terapéuticos.

Es responsabilidad del Estado propiciar el bienestar de su gente poniendo en sus manos los recursos que la ciencia desarrolla o descubre para el alivio, cuando no la cura, de sus males. Hay que dejar atrás el oscurantismo y los reparos de una moral rancia que ve en el sufrimiento -- ajeno, sobre todo -- un mérito casi salvífico.

No hay comentarios: