sábado, 2 de mayo de 2015

A la fuerza en las Fuerzas Armadas

Continúa creciendo el problema de las agresiones sexuales en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, de suyo ya de proporciones epidémicas. Desde hace décadas, se sabe que este bandidaje comienza en las tres academias militares, de resonancias casi míticas en lo que respecta a su poder transformador de reclutas en << oficiales y caballeros >> y toda esa otra propaganda.

Pero, la realidad -- escondida durante mucho tiempo -- ha sido otra. Las mujeres que se matriculan en las academias militares son sometidas a abusos sexuales de todo tipo, a ciencia y paciencia de las autoridades, las cuales, con frecuencia, participan del relajo. Las que perseveran pasan al servicio activo, en el cual se repite el manoseo y la violación a babor y estribor, a popa y proa. Al igual que en la academia, la línea de mando ha sido extremadamente floja y, con frecuencia, cómplice de estos desmanes.

En fin, aquellos polvos trajeron los de ahora. En 2014 se informa un aumento de 11% en las denuncias de agresiones sexuales en la milicia americana. Ni los Secretarios de Defensa, ni los Jefes del Estado Mayor Conjunto, ni el Congreso han podido ponerle coto a este desenfreno sexual de la ralea con uniforme de USA.

Ahora sabemos por qué a los boys next door se les hace tan fácil abusar sexualmente de coreanas, filipinas y japonesas...

No hay comentarios: