miércoles, 6 de mayo de 2015

El error fatal de Natal

El joven representante a la Cámara Manuel Natal, en un arranque de ilusión -- quizá fantasía, mejor dicho -- ha dicho: ¡Otro PPD es posible! Supongo que sí, pero, a menos que él y los que como él piensan logren tomar el control de ese partido, no hay ni la más remota posibilidad de que ello ocurra.

Por su referencia a la época de Muñoz Marín, Natal parece creer que el Partido Popular Democrático es reformable, sobre todo en lo que respecta al status del país frente a Estados Unidos. Pero, el joven no conoce bien la historia o no la ha sabido aquilatar. Todos los que han intentado renovar ese partido han fracasado, incluso aquel famoso Grupo de los 22, que contaba con jóvenes de gran peso intelectual.

Y es que el PPD, al igual que su fundador y dirigente máximo, es profundamente colonial, y se entregó hace décadas a los grandes intereses económicos que empezó combatiendo. Pactó con el Diablo, y este le pasó factura, llevándole el alma. El coloniaje es un vicio del espíritu, extremadamente difícil de curar. Natal debe olvidarse de revivir el partido de << Pan, Tierra y Libertad >>, pues nos llevó a que el pan fuera el del PAN (Programa de Asistencia Nutricional) de Estados Unidos, la tierra y todo el país le pertenece a los americanos, y la libertad nunca la hemos tenido.

No hay comentarios: