martes, 5 de mayo de 2015

Los malos consejos de la prisa

Se anuncia que en dos semanas habrá un proyecto de reorganización del gobierno, ello como respuesta a la crisis presupuestaria.

Pues, veo mal la cosa. Reorganizar el gobierno no es cosa de dos semanas; ni siquiera partiendo de estudios o informes ya rendidos, como se ha dicho para justificar esta prisa histérica con la que se pretende continuar gobernando. Es precisamente esta falta de buen criterio la que nos ha traído hasta aquí. Años de improvisación, respondiendo a situaciones ajenas a sanos principios de administración pública, de hacer para luego deshacer, de poner y quitar, de crear agencias << sombrillas >> para luego cerrarlas,  de acomodar a ciertas personas, de complacer gustos particulares; la solución de todo ese proceder no se corrige en dos semanas. No es cuestión de apresurarse a implantar medidas, por el mero hecho de que se vea que se hace algo para solucionar el problema.

Por supuesto que debe reformarse el gobierno, pero ello ha de hacerse ponderadamente, pues, como se sabe, << la prisa es mala consejera >>.

No hay comentarios: