viernes, 9 de octubre de 2015

Melba, la ingenua

Melba Acosta pretende que creamos lo que más nadie creería, cuando sostiene que fue a casa de Roberto Prats, exsenador y ahora cabildero de grandes intereses económicos, a una «recepción» para el senador estadounidense Robert Menéndez, que resultó ser una actividad de recaudación de fondos para él.

En primer lugar, demuestra una gran falta de buen criterio ir a una actividad para el desprestigiado senador Menéndez, a quien se le investiga hace varios años por violaciones de ley que lo tienen al borde de, por lo menos, su expulsión del Senado federal.

Segundo, ¿de veras que su amigo y excompañero de bufete no le dijo de qué se trataba la actividad? Aunque no se lo dijera, ¿ algún político americano viene a otra cosa a Puerto Rico, que no sea a recoger dinero para su campaña?

Tercero, ella insiste en que solo estuvo de quince a veinte minutos. Pues, lo suficiente para dejar un sobrecito...

Pobre Melba; no sale de una para meterse en otra. Del fracaso como Secretaria de Hacienda al fracaso como Presidenta del Banco Gubernamental de Fomento. Y ahora metida en líos por violar la Ley de Ética Gubernamental por ir a una actividad política siendo funcionaria.

Y por un corrupto como Bob Menéndez...

No hay comentarios: