martes, 27 de octubre de 2015

Fraude con la asistencia social

Continúan los allanamientos de agencias públicas y entidades privadas que reciben fondos del gobierno de Estados Unidos para asuntos de educación y salud. Se trata de un lamentable patrón de conducta de aprovechamiento ilícito de unos programas de asistencia social para las clases indigentes. Aunque nunca es momento para que pasen estas cosas, el presente es el menos indicado, toda vez que el gobierno de Puerto Rico y una coalición de la sociedad civil le suplican al de Estados Unidos que les conceda paridad con los estados en los fondos para los envejecientes y los médico indigentes.

Los americanos, que se han mostrado muy renuentes en otorgarla, tienen en estas fechorías un fundamento para negarla. Desafortunadamente, el fraude con los fondos de asistencia social es, desde hace mucho tiempo, un modus vivendi en nuestro país. Parte de la degeneración moral de una sociedad desarrollada en la extrema dependencia de un poder que le es ajeno, y que se tiene como una fuente inagotable de riqueza.

¡Con qué cara se piden más fondos!

1 comentario:

JAIME RIERA-SEIVANE dijo...

Podrán pagar estudios sobre la corrupción y derechos humanos, eso no soluciona el problema que afronta el País con esa conducta.