miércoles, 3 de septiembre de 2014

Fundidos, fuñidos

Hay que seguir insistiendo en denunciar el descaro gubernamental de no pagarle a la Autoridad de Energía Eléctrica por el servicio, mientras se pretende cobrarle a los ciudadanos con apremio y amenazas de suspensión de servicio. Es una desfachatez de marca mayor permitir deudas millonarias de varias agencias del propio gobierno durante años, y ahora venir con lloriqueos de que la corporación pública está en una mala situación económica que los abonados individuales y comerciales tenemos que arreglar.

Éste y los gobiernos anteriores que consintieron una situación escandalosa como ésta no tienen la fuerza moral para tomar decisión alguna en este contexto, hasta tanto hagan una gestión de cobro eficaz, respaldada por el Gobernador como jefe del Poder Ejecutivo.

No hay comentarios: