lunes, 29 de septiembre de 2014

Exaltación de personajes coloniales

En el país se advierte desde hace tiempo una agenda del autonomismo -- nombre fino para el coloniaje con la cadena larga -- para ensalzar sus figuras, elevándolos a la categoría de próceres. De ahí que se escribe su historia para reescribir la de Puerto Rico, exaltando una actividad administrativa gubernamental más o menos decorosa, como si fuera una gesta patriótica de altos vuelos. En ausencia de protagonistas de la lucha libertadora y la afirmación valiente de la nacionalidad, se toman estos personajes de apoyo, y se les proyecta como «héroes nacionales».

Por supuesto que la honradez y el buen gobierno son elementos positivos que deben destacarse, pero en nuestro caso, se trata de figuras que no solo consintieron, si que también justificaron la subordinación de su país a otro; que lucharon a brazo partido contra los que proponían la liberación nacional; que guardaron silencio ante la farsa y el fraude de un supuesto ejercicio constitucional entre 1950 y 1952. Algunos de ellos murieron con esa mentira en el alma; otros, al saberse heridos de muerte, confesaron su pecado tardíamente. Aun otros hablaron de «soberanía», luego de negarla toda su vida.

Para todos ellos no hay libros, conciertos ni homenajes que los salven del papel triste que ellos, por voluntad propia, desempeñaron en nuestra historia.

No hay comentarios: