jueves, 20 de noviembre de 2014

Una oficialidad de hojalata

Continúan los líos en la Guardia Nacional de Puerto Rico, donde parece que los officers no son muy gentlemen o ladies, pues, contrario a toda esa propaganda de pulcritud patriótica, hay una cultura de amiguismo, nepotismo y revanchismo haciendo estragos entre la alta oficialidad. Las luchas intestinas por ser jefecitos han destapado prácticas muy cuestionables por parte de algunos coroneles «de palito» y generales «de plomo».

Sin duda, de lo que ha trascendido hasta ahora, hay suficientes razones para seguir «limpiando la casa» en la cúpula militar de la GN. Es preciso desmitificar a los cuerpos castrenses y penetrar en ese ambiente de exclusividad y secretividad con el que suelen rodearse, el cual, como hemos visto, da lugar a abusos y manejos turbios de todas clases.

No hay comentarios: