sábado, 8 de noviembre de 2014

La crisis, en resumidas cuentas

La clase acomodada, adinerada, patronal y pudiente le ha montado a los gobiernos del mundo el siguiente chantaje: pagamos poco a los empleados, mano de obra o trabajadores -- y, de paso, al fisco -- o no creamos empleos. Queremos beneficios, exenciones o incentivos contributivos, o no invertimos en aumentar la producción o crear nuevas empresas. Y como el Partido de los Ricos es el más fuerte siempre, es el que gobierna realmente, independientemente de quienes estén sentados en los despachos oficiales.

Por eso, con escasísimas y honrosísimas excepciones, las políticas públicas responden a los grandes intereses económicos en todo el planeta. La llamada crisis no es otra cosa que el resultado de un esquema orquestado por los que tienen mucho, para tener más, a costa de los que tienen muy poco o nada tienen.

No hay comentarios: